Posted by: Maher | September 2, 2007

Ex-Presidente Jorge Quiroga de Bolivia habla del…

“PROYECTO TARZÁN-CHAVISTA” EN AMÉRICA LATINA

Un articulo por Jorge Quiroga, Ex presidente de Bolivia
Entender lo que está pasando hoy en América Latina, incluyendo mi país Bolivia,
exige fijar la vista en cuatro cosas.

  1. En la economía;
  2. en la política y en el fenómeno “Tarzán”, que tiene su origen en el señor Hugo Chávez;
  3. en los desafíos que tenemos como país, como región; y, finalmente,
  4. en cómo podemos luchar por la democracia y por la libertad en América Latina.*

En los últimos diez años, en la economía de América Latina ha pasado algo peculiar. Primero pasamos por la “media década perdida 1998-2003”, así llamada
por la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe). Es
decir, con la devaluación asiática llegó la devaluación brasileña de 1999, el colapso
argentino del 2001, la devaluación brasileña del 2002, la implosión venezolana y uruguaya. Fue media década tremendamente difícil para la región.
Y de la “media década perdida” llegamos a lo que hoy tenemos.
Si la media década perdida ocurrió desde 1998 a 2003, de 2003 hasta la
actualidad nos encontramos con el mejor período económico para América Latina:
una inversión extranjera directa en la región de 70.000 millones de dólares,
remesas de 60.000 millones de dólares y todos los países en América
Latina exportando el triple que hace cuatro años (todas cifras anuales).
Ustedes se preguntarán: “¿En Bolivia hay inversión?” Ciertamente es menor,
pero se compensa con las divisas que genera la droga, cuya producción está
en una escala ascendente. En cuanto a exportaciones, hemos pasado de
1.200 millones de dólares por año a 4.000 millones el año 2006.

Esto, lamentablemente, lleva a la autocomplacencia regional, porque muchas
veces nos conformamos con competir con nuestro pasado en lugar de con
China o India. Y mucho me temo que si no nos percatamos de que este momento
se debe aprovechar para hacer reformas institucionales y avanzar en el
campo tecnológico, podemos acabar en un mundo donde toda la tecnología y
el softwarese harán en India, las manufacturas en China, y América Latina quedaría
sólo como fuente de materias primas.

En cuanto a las tendencias políticas de América Latina, yo las dividiría en
tres segmentos: de los 50 a los 80, se caracterizaron por la práctica generalizada
del totalitarismo político y del estatismo económico con un fuerte componente
militar; de los 80 a los 90, la apertura económica, el libre mercado y
una mayor democratización (lo que Fukuyama denominaba el “Fin de la Historia”);
y, finalmente, con el inicio del siglo XXI llega una nueva época.
¿Cuál es ésta? ¿El retorno de la Historia? ¿El retorno del populismo o la izquierda?
Yo la llamo “la era Tarzán”. Déjenme que se lo explique: en las películas
que yo veía de niño, Tarzán le decía a la dama: “Tú Jane, yo Tarzán”. Hoy,
políticamente hablando, en muchos de nuestros países se puede escuchar:
“Tú pobre, porque él neo-liberal, imperialista, corrupto y de partido; yo, Tarzán,
venir a salvarte”. Y por más simple que parezca, es eficaz.
Esto es lo que está sucediendo en América Latina. Muchas veces nos guiamos
por definiciones y estereotipos artificiales o utópicos. Pero Carlos Fuentes,
al ser preguntado sobre si Chávez era un icono moderno de izquierda,
contestó: “No, es un Mussolini tropical”.
También se utiliza otro apelativo, el de “populistas”, que es benévolo y no
capta la esencia de lo que está ocurriendo.
Si algo hemos aprendido de América Latina es que hay tres maneras de
cumplir las promesas electorales:

● Una inviable, pagando con dinero que uno no tiene: imprimiendo billetes, generando
inflación, endeudándose y quebrando el país.
● Hay otro método viable caracterizado por generar un crecimiento equitativo,
desarrollando una agenda pública que beneficie a los ciudadanos, planificando
a largo plazo y privilegiando aspectos como la educación y el fortalecimiento
de las instituciones.
● Y, por último, la tercera forma de hacer las cosas es la triste historia de América
Latina: el control cambiante de la producción y de los servicios.
Si hay algo que todos admiramos de España es que, con la activa y determinante
participación del PP, se haya logrado que el debate económico –y el
debate sobre el control de los medios de producción y servicios– se produzca
como si circuláramos por una carretera relativamente angosta, de forma tal
que, más allá de quién gobierna, los movimientos siempre le llevan a uno
hacia delante con mayor o menor velocidad.
Nuestra carretera en América Latina, en cambio, tiene un radio tan amplio
que los movimientos nos tienen rebotando de un lado para otro. O lo privatizamos
todo o lo nacionalizamos todo. Y una vez, y otra, a la ida y a la vuelta
y sin avanzar.
“Yo la llamo ‘la era Tarzán’. Tarzán le decía a la dama:
‘Tú Jane, yo Tarzán’. Hoy se puede escuchar:
‘Tú pobre, porque él neo-liberal, imperialista, corrupto
y de partido; yo, Tarzán, venir a salvarte’.
Y por más simple que parezca, es eficaz”
Esto permite hacer populismo de dos tipos: un populismo de derechas que
privatiza, regala los recursos, cambia la Constitución y se hace reelegir (como
Fujimori); y, el otro populismo, el populismo de izquierdas que reivindica la soberanía,
expulsa a la inversión extranjera y da espacios de poder a su clientela
política.
Ése es el meollo de lo que estamos viviendo. Así, el señor Chávez se mueve
con su fábrica de petróleo con precio ascendente y el discurso de control de
los medios de producción.
Para entender cómo funciona en nuestra región este “Proyecto Tarzán”
hay que entender quién es su líder, con quiénes trabaja, qué consignas maneja.
También hay que entender cómo se organiza cuando está fuera del Gobierno,
cómo funciona en campaña, cómo trabaja cuando llega al Gobierno
y cómo organiza la coordinación regional. Porque lo peor que podemos hacer
es minimizar al adversario, verlo sólo como un Cantinflas, o como un payaso.

A quien lidera este proyecto, el señor Chávez, es fácil decirle que es un payaso
o cometer el error de los norteamericanos de decir que “no escuchemos
lo que dice, veamos lo que hace”. No, de Ronaldinho puede interesarnos lo
que hace y no lo que dice. Pero conviene escuchar lo que dicen los políticos.
Un político acaba siendo rehén de sus palabras. Es demasiado ingenuo pensar
que detrás de cada insulto sólo hay un error descomunal.
No. Chávez no es un bufón, es extremadamente inteligente, tiene memoria
fotográfica, amplio financiamiento con su petróleo, es vengativo y es extremadamente
comunicativo.
En abril de 2002 en Caracas el enfrentamiento en las calles fue violento.
Chávez tomó el control de las Fuerzas Armadas, que paradójicamente eran las
más institucionalizadas que había en toda América Latina. Cuando en América
Latina los Gobiernos eran uniformados, en Venezuela sus líderes eran civiles
con traje y corbata.
Eso fue en abril de 2002. En enero de 2003 toma PDVSA (Petróleo de Venezuela
Sociedad Anónima), realizando la privatización más grande de la Historia
de América Latina: una empresa petrolera, muy potente y corporativa de
un país, se vuelve de una persona. ¿Quién, como gobernante, no quisiera además
tener 166 de 167 parlamentarios? Los que, por si fuera poco, le conceden
la ley habilitante para que gobierne por decreto un año y medio.
Mucha gente dice: “Lo que hace no es sostenible”. Evidentemente no lo es.
Si me preguntan si de aquí a veinte años esto va a seguir les respondería que
no, y añadiría que esto va a terminar muy mal. El problema es que Chávez cada
vez nos sube a más pasajeros a su avión, que tiene mucho combustible. Y otra
vez la triste historia de América Latina, en vez de una agenda de libertad y
desarrollo, es montarse en un avión para estrellarse y tener que recomponerlo
todo de nuevo.
¿Con quiénes trabaja Chávez? Se ha vuelto pragmático, es flexible, evoluciona.
Antes tenía militares golpistas, ahora le sirven líderes cocaleros indígenas
en Bolivia, doctores de Economía en Ecuador, símbolos de los 80 en
Nicaragua, un cura en Paraguay…
Es absolutamente pragmático en la toma del poder. Ha pasado de dar apoyo
lejano a control cercano. No manda unos cuantos caramelos para que le vaya
bien, sino que maneja el equipo de campaña y adecua el discurso.
En mí país usó el indigenismo con una fuerza impresionante y con una gran
capacidad de comunicación externa. Cómo será de efectivo que un reportero del
The Economistpreguntó: “¿Pero Bolivia era realmente Sudáfrica hasta que llegó
Evo Morales?” porque confunden derechos civiles (Bolivia tenía sufragio universal
10 años antes que Alabama en EE.UU.) con oportunidades económicas.

En Bolivia hay pobreza. Se la puede combatir con educación, con instituciones
consolidadas a largo plazo y con más recursos en las comunidades indígenas.
O se puede utilizar la fórmula de echar la culpa a otro.
Manejan muy bien las consignas. El método y sistema de Chávez es muy parecido
al de captación de masas usado en Europa en la primera mitad del siglo
XX: la simplificación reiterativa para usar consignas contra adversarios. Se presentan
como el pueblo contra las elites, como lo nacional contra el imperio,
como Fidel contra Bush, como pobres contra oligarcas, como socialistas contra
neo-liberales, como nativos contra extranjeros, como el Estado contra la
Globalización.
Las relaciones diplomáticas de Venezuela son cualquier cosa excepto respetuosas
con la Convención de Viena. Ha superado con creces los métodos insurgentes
que practicó el Che Guevara en los 60, fomentando la convulsión
urbana (en lugar de foquismo rural) financiando movimientos sociales que manejan
consignas simples –por ejemplo: “no al TLC” (Tratado de Libre Comercio)
–. Estos movimientos se financian con “petrodólares”, y se suplementan
con “narcodólares”.
“La lucha en América Latina a principios de este siglo
XXI no es entre la izquierda y la derecha, sino entre el
radicalismo totalitario, impulsado por Chávez, y la
libertad democrática”
El papel de respaldo que antes cumplía la KGB, hoy lo cumplen las ONG.
Encontramos ONG europeas, muy eficaces, que financian y apoyan movilizaciones
en diferentes lugares para que se expulse a empresas del país de esas
mismas ONG. Moisés Naím resume esto con el término ONGOGS (Organizaciones
No-Gubernamentales Organizadas por Gobiernos).
Chávez tiene el mejor equipo de campaña y comunicación en América Latina.
Vende odio y venganza. En Bolivia lanzó el eslogan: “Si gana Quiroga, en
enero guerra civil. O entramos a las buenas en enero o a las malas en julio”.
Y el “síndrome de Estocolmo” como estrategia electoral, después de tres
años caóticos y tres presidentes derrumbados, sí funciona. Funciona tan bien
que parientes míos iban a misa a pedir que, por amor de Dios, me salve y NO
gane la elección. Imaginen la efectividad del mensaje si hasta los parientes
lo aceptan.
En Nicaragua, Daniel Ortega firma en campaña electoral una ley a favor de
penalizar el aborto. Así se congracia con su acérrima adversaria: la Iglesia Católica.
Todo les sirve para llegar al poder, y tomarlo. Con un añadido: el poder
de la chequera de Chávez es tal que concentra el voto desde el centro hasta
la izquierda. Después, cuando ya han tomado el poder y se instalan en el Gobierno,
intentan ser leninistas en lo político y marxistas en lo económico.

¿Cómo? En lo político neutralizan el Congreso, desmantelan instituciones,
amedrentan a los medios de comunicación –y eso cuando no los cierran–, acorralan
a la Iglesia, someten al Ejército, montan sistemas de control electoral…
En Venezuela, por ejemplo, el voto ya no es secreto. No es cierto que uno
ponga el dedo y su identidad esté protegida. La Asamblea Constituyente se ha
convertido en un mecanismo para licuar el orden constituido y las instituciones.
Además, es un proyecto dinámico, porque lo que aprenden en una filial regional
lo aplican en otra.
En lo económico, su actuación no es estatista sino marxista. En Bolivia le
dicen al Gobierno que nacionalice una aerolínea y contesta: “No, ésa no que
pierde plata; pero una de comunicación sí, que gana mucho”. Es la captura del
excedente.
El chavismo utiliza al “contemporizador ingenuo” del que hablaba Theodore
Roosevelt. Ése que piensa que, cuando venga el cocodrilo, mejor que se coma
a fulano, o a mengano, pues así cuando llegue acá ya estará lleno. Pero eso
no es verdad porque el cocodrilo come todos los días y no se llena nunca.
En la esfera regional, el señor Chávez tiene la multinacional política más
grande de la Historia de América Latina. Tiene filiales propias: Bolivia, Ecuador,
Nicaragua. Tiene franquicias, como Haití. Tiene joint ventures,como Argentina.
Tiene lazos extra-regionales con el mundo islámico, Europa y Asia. Tiene paísesobjetivo:
va a por Guatemala y a por Paraguay. Las joyas de la corona que quiere
ganar a medio plazo son El Salvador en Centroamérica, y Colombia en Sudamérica.
Como consuelo, se podrá decir que es imposible que gane en Brasil,
aunque en México estuvo muy cerca.
Chávez no necesita ocupar países grandes, lo que pretende es neutralizarlos.
Es el dueño de varios de sus movimientos radicales. Por ejemplo, cuando el Senado
brasileño sacó una resolución condenando el cierre de RCTV (Radio Cadena
de Televisión Venezolana), a las 24 horas el Movimiento sin Tierra de Brasil
ya estaba protestando contra el Senado. Habría que preguntarse para quién trabajan
los Sin Tierra brasileros y qué tiene que ver su movimiento con RCTV.
Él es el Goliat más grande pero se disfraza de David, habla de imperialismo
y busca coparnos a todos.
Cuando Tarzán dice: “Tú ser pobre porque él ser corrupto”, lo que hay que
entender es que el “Proyecto Tarzán” destroza la poca institucionalidad que teníamos
y nos hunde en la corrupción estructural.
Pasando a Bolivia, veamos cómo ha venido funcionando el chavismo en mi
país. El líder indígena en Bolivia no era Evo Morales, que es un líder sindical
que no revindicaba el indigenismo duro. El indigenismo radical era el que representaba Felipe Quispe, a quien inicialmente apoyaba Chávez. Pero cuando Hugo
Chávez intuye que era más prometedor Morales, abandona a Quispe.
La droga en Bolivia es un problema muy grave. En Bolivia, en los 80 y en los
90, éramos campeón o subcampeón mundial de producción de cocaína. Con
un gran esfuerzo nacional, y un gran apoyo de los amigos de Bolivia como el
presidente José María Aznar, de 1998 a 2003 redujimos más del 80% de la producción
de cocaína: de 250 toneladas bajamos a unas 40 toneladas por año.
Pero, lamentablemente, en un año o dos volveremos a cifras de campeonato,
porque ahora se fomenta la producción ilegal de coca destinada a la cocaína.
Sorprendentemente, el único neoliberalismo real y completo que se practica en
mi país es el cultivo ilegal de coca destinada a la droga: no hay impuestos, no
hay regulación… Ése sí que es el paradigma del neoliberalismo total.
Las inversiones externas en mí país se han reducido. Y según la doctrina
chavista que impera ahora, hay que denunciar los tratados bilaterales de inversiones
y abandonar las instituciones de arbitraje del Banco Mundial porque
“son títeres del imperio”.
Y esto ocurre cuando nos encontramos en el mejor momento económico del
país, con la mejor coyuntura que se ha tenido en la historia por precios y por
volumen en la exportación de materias primas. Pero no estamos aprovechando
esta oportunidad para incrementar la productividad, o invertir en tecnología o
mejorar la competitividad con visión de largo plazo. Porque el problema es que
esta favorable coyuntura económica coincide con el “Proyecto Tarzán” chavista,
que busca extender sus tentáculos a mi país.
“La disyuntiva de nuestro hemisferio es “petrotiranía”
contra libertad con soberanía; autocracia contra
democracia; el radicalismo que nos lleva al pasado o la
modernidad que nos integra al futuro”
La lucha en América Latina a principios de este siglo XXI no es entre la izquierda
y la derecha, sino entre el radicalismo totalitario, impulsado por Chávez,
y la libertad democrática. Así de básico y de esencial: radicalismo
totalitario contra la libertad democrática.
La disyuntiva de nuestro hemisferio es “petrotiranía” contra libertad con soberanía;
autocracia contra democracia; el radicalismo que nos lleva al pasado
o la modernidad que nos integra al futuro.
En Bolivia existe un añadido. Queremos cambio sin odio y nos imponen odio
sin cambio.
No olviden nunca que en 1992 Chávez salió en televisión con la boina roja
e hizo el mejor discurso de la política contemporánea de América Latina. En tonces le pidieron que diera por fracasado el golpe y no lo hizo. Dijo que el proyecto
no había triunfado… “POR AHORA”. Él nunca está derrotado y sabe
cuándo dar un paso al costado. Chávez ya tiene a sus militares saludando:
“Socialismo o muerte”. La experiencia demuestra que está hablando de la
muerte ajena y jamás de la propia. Y en esa lucha hay que entender que siempre
habrá riesgos. Estoy convencido de que es mejor tener una América Latina
con hijos que tengan patria sin padres, a una región con hijos que tengan padres
sin patria. Y de esa envergadura es el desafío al que nos enfrentamos.
“¿Con quiénes trabaja Chávez? Se ha vuelto
pragmático, es flexible, evoluciona. Antes tenía
militares golpistas, ahora le sirven líderes cocaleros
indígenas en Bolivia, doctores de Economía
en Ecuador, símbolos de los 80 en Nicaragua,
un cura en Paraguay…”
Hace unos años, cuando el presidente José María Aznar vino a La Paz, me
preguntó: “¿Qué ganas subiendo la montaña allá a los 6.500 metros?” Yo le
contesté: “Bueno, en La Paz vivimos en una hoyada o hueco entre la cordillera
Oriental y la Occidental, y por la presencia del imponente Illimani no vemos
nunca el amanecer, si uno quiere verlo tiene que subir a la cima”. Subiendo la
montaña se aprenden algunas cosas: hay que conocer el terreno y combatir las
adversidades; y para llegar a la cima hace falta una cuerda para que todo el
equipo camine junto, porque uno sólo no es capaz de alcanzarla.
Hoy, en América Latina nuestro objetivo debe ser crear en toda la región la
conciencia de que superar la amenaza de la noche del totalitarismo radical y
ver el alba eterna de la libertad democrática requiere que todos los demócratas
trabajemos juntos hasta alcanzar la cima.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: